Carmen Calvo: “Hablo de la observación, lo que ocurre en el tiempo que vivo”

Carmen Calvo (Valencia, 1950) comienza a destacar en el panorama artístico español durante la década de los setenta. Las influencias del Pop Art, recibidas en gran medida a través de su versión valenciana encarnada en Rafael Solbes y Manolo Valdés, integrantes del Equipo Crónica, forman parte de sus comienzos. Calvo es uno de los referentes en la conceptualización contemporánea del fragmento. Interesada por la arqueología, su obra tiene una esencia de hallazgo y de reminiscencia. La diversidad de materiales empleados en la construcción de sus obras es uno de los rasgos más personales de su creación.

carmen calvo

Desde el inicio de su trayectoria siempre reivindicó el papel de la mujer en el arte, ¿cómo se refleja esto en su obra?

La imagen es siempre mi aliada. Soy de una generación en la que el cine nos dio todo al mostrarnos lo que no se podía ver. En una España de los años 60. El dibujo es otra materia de reflexión. Con estas fórmulas y otras compongo la realidad que observo a mi alrededor. Y, sin duda, la mujer es uno de los temas más importantes en mi trabajo. Una manera de reivindicar mi postura como mujer.

Aunque utilice habitualmente otras técnicas y materiales, en su carrera se evidencia una predilección por la pintura. ¿Cómo ve el papel de la pintura en el futuro?

Soy pintora. Mi paleta se compone de un abanico abierto de materiales. La pintura siempre estará viva.

Sus intervenciones suponen un equilibrio perfecto entre reivindicación y poesía, ¿cuál es el origen de estas intervenciones y cómo se desarrolla su proceso artístico?

Hablo de la observación, lo que ocurre en el tiempo que vivo. Son documentos, diarios de manifestaciones, retratos, rostros que me rodean intervenidos con objetos que tienen un componente del inconsciente.

¿Han sido de ayuda sus estudios en Publicidad para comunicarse con el público?

El titulo de publicidad me supuso un modo de vida. Realicé bastantes trabajos relacionados con las injustamente llamadas artes menores: decoración, cerámica, etc. Fueron trabajos que me beneficiaron en mis proyectos artísticos. En esto seguí el ejemplo de Sonia Delauenay o Julio González.

¿Considera que el arte actual está demasiado influenciado por el marketing y la publicidad?

La pintura no deja de ser un producto destinado al público. En el Renacimiento, los artistas recibían los encargos de la Corte y la burguesía que no deja de ser otra forma de vender. Otra cosa es el silencio de la creación, el mundo propio del artista que éste tiene que preservar aunque necesite que se le vea y oiga.

Aparte de la gratificación, ¿qué significó para usted la concesión del Premio Nacional de las Artes Plásticas en 2013?

Como mujer, muy importante ya que somos muy pocas las agraciadas. Es necesario que se nos reconozca en todos los campos.

Ha sido la artista encargada del cartel conmemorativo de Art Madrid’16. ¿Qué mensaje quiere transmitir al público con esa imagen que identifica este año la feria?

La mirada es fundamental para entender la pintura. El ojo expresa la atracción y la afirmación de lo que nos gusta o repele. La imagen del cartel muestra a una mujer, que mantiene un diálogo con el espectador. Una invitación a entrar al mundo de lo oculto.

Por Carlos de Antonio

 

 

 
 
 

No hay comentarios todavía. ¿Quieres ser el primero en decir algo?

Deja un comentario